Ataque onírico II: Pesadilla Base

Ir abajo

Ataque onírico II: Pesadilla Base

Mensaje por Arinn el Vie Abr 20, 2018 12:22 am

Hola, sean bienvenidos al post.



Para continuar un poco con la sección de "ataques oníricos", pretendo exponer tres ataques diferentes, dejando a entrever de dicha forma el patrón presente en cada uno de ellos y su relación, teniendo en cuenta las variedades individuales de cada uno.

Antes que nada, aclarar que la idea base que se presenta al compartir estas experiencias, es la de conocer los procedimientos y accionares básicos a exhibir en dichas situaciones. Intentar socavar información, para posteriormente tener nociones sobre que esperar, como enfrentarlo, evadirlo, y podría añadir un sinfín de de verbos relacionados.


Caso A:

En este sueño, yo me encuentro en la habitación de mi abuela, tumbado en la cama y en dirección sur. Realmente no había nada fuera de lugar. Quizás algún que otro cuadro movido, pero en lineas generales todo se encontraba en orden, normal y tranquilo.
Procedo a levantarme para ir al baño y en ese instante me doy cuenta de que no puedo moverme y que al intentarlo, sufro mucho ardor e incomodidad en el cuadrante inferior abdominal (intentando ser mas exacto, ese dolor se sentía en la zona media de distancia entre el primer y segundo Chakra).
Al no poder mover mi cuerpo en lo mas mínimo, mi reacción instintiva fue intentar girar el cuello para ver si algo se encontraba reteniendo mi cuerpo, y posteriormente mis brazos para incorporarme.

Tras esta acción, logro distinguir una figura oscura, etérea (probablemente mas pequeña que yo, aunque no puedo afirmarlo), sujetándome por la zona comentada mas arriba.
Una vez divisada esta figura, un poco sorprendida por haber sido descubierta, comienza a reírse de mi. Por supuesto con la intención de infundirme pánico, lo cual consiguió sin mucho problema, ya que tras su accionar siento que presiona mas fuerte y un frío gélido atraviesa todo mi cuerpo.
Me desesperé, por lo que intenté mover mis brazos para quitarlo de allí, pero estos se desplazaban muy lentamente, como si fuesen a cámara lenta y casi sin fuerzas. Consideré inútil dicho recurso en mi situación y me puse a evaluar el escenario.
Dicho ser proseguía como si nada, a su ritmo. Solo mas atento a mi reacción, debido a que ya había sido detectado previamente, pero la realidad es que tenía completo control.

Abro un pequeño apartado dentro del relato para subrayar la decisión de comentar la experiencia, y es debido a que dichos seres no suelen optar por mostrarse a descubierto. Su accionar es diferente (ya lo comentaremos mas adelante).

Prosiguiendo con la historia, pude distinguir a mi tía durmiendo en la cama de la izquierda (es una habitación donde duermen tanto mi tía como mi abuela, ya que es compartida). Intenté gritar, pero no podía tampoco. No se si fue producto del miedo, o si había algún factor desconocido que me provocaba una disminución total de mi impulso vocal.

Si bien no era un sueño lúcido, indirectamente ya sabía que me encontraba en el escenario onírico, y ante la imposibilidad total de moverme o pedir ayuda, necesitaba aprovecharme del escenario en mi favor.
Me decidí por prender y apagar las luces reiteradamente, para molestar la visión de mi tía y hacerla despertar, pero también fracaso mi accionar. Intenté otras variaciones, y nada. No podía cambiar el escenario tampoco.
La luminiscencia de la habitación podía ser mi única salida, por lo que concentré todo mi ser en un grito ahogado al aire, pronunciando casi como un susurro la palabra "luz".

El ser opto por abandonar su aparente imperturbabilidad, colocándose a la altura de mis ojos (siempre a mi espalda) y se dedico a burlarse a diestro y siniestro de mi, nunca perdiendo ese tono intimidante y característico del mismo. Algún gesto, alguna palabra...Pero no me daba un respiro, no podía quitármelo del medio.
En eso, logro hacer presente un cuchillo en una de mis manos e intento atacarle, pero no tuvo efecto. Recordemos que mis brazos se movían muy lento, y no se si llegaban hasta su posición. Ni se inmuto ante mi resistencia, aunque pude divisar que el ataque lo atravesaba, o no llegaba lo suficientemente profundo hasta su centro.
Pese al fallo, era mi oportunidad.

Doy vuelta el cuchillo, y con el mango del mismo lo acerco hacia la cama de la izquierda, intentando rozar desesperadamente a mi tía para despertarla.
Aparentemente el ser no se dio cuenta, pero por fin ella reacciona y abre los ojos. Comienzo a darle un par de golpecitos con la fuerza que podía, hasta que lo toma y se levanta a toda velocidad para prender las luces ante mi falta de respuesta.
Al ver las luces, el ser decide huir entre las sombras presentes bajo la cama, y allí se queda.
Me fui de la habitación junto a mi tía con tremendo dolor de espalda y siempre con el cuchillo en mano, esperando poder verle a los ojos y tomar mi oportunidad, pero por el dolor, desperté...Con la espalda muy dolida y el cuerpo entumecido.

Caso B:

En mi sueño, escucho que me tocan el timbre un día domingo, sin estar esperando a nadie. Mi tía me pide que abra la puerta para ver quien es, pero al llevar dicha tarea a la práctica me encuentro con un cúmulo de niños pequeños y algunos adultos, todos resultandome desconocidos, los cuales se meten indiscriminadamente en mi casa. Nunca aclaran quienes son, ni que quieren, y mucho menos para que vienen. Pero dentro de este tumulto de gente, se coló un travieso con un accionar bastante extraño.

Me acerqué a mi tía, mirándola con cara de asombro y ella me responde que ya se habían metido, no había mucho más al respecto que decir. Poco a poco íbamos a expulsarles (interesante termino).
Nos vamos acercando a los niños, cada uno de forma individual, preguntando los motivos por los cuales se habían metido y que les había llevado a eso. La mayoría eran bastante razonables y tras algunas palabras de ánimo se iban, pero un grupito minoritario de renegados resultaba ofendido ante nuestras preguntas "hirientes" y se ponían a hacer pataletas.
Tras horas de la tarea, decido subir a la terraza de mi casa, en busca de aire y un poco de relajación. Hasta que veo la puerta abrirse y cerrarse sola.
Consideré la posibilidad de que algún niño tuviese habilidades y me hubiese seguido, ya que no veía a nadie, pese a saber que alguien estaba allí (era invisible, por si no se entiende).

Amistosamente, pateo un balón de fútbol (de forma muy suave, como un pase entre colegas) intentando ver su reacción, para posteriormente entender en que grupito estaba...Quería ver si era un simpático buscando jugarme una broma, o si se trataba de uno de los histéricos del pasillo.
Su reacción consistió golpear la pelota con una fuerza y violencia sin igual, saliendo esta disparada hacia la calle como un misil.
Me sorprendí intensamente, y tras comentarle que le dejaría solo un rato para que se le pase el enojo, procedo hacia la puerta para abrirla y bajar.
No me dio tiempo a terminar, ya que me sujeto de los brazos, me levantó en el aire y me puso a girar como un trompo. Finalmente se deshizo de mi, arrojándome hacia la calle, sin ninguna misericordia.
Desperté sudado y casi viendo el suelo en mi cara.

Caso C:

En este caso voy a comentar un ejemplo de pesadilla "estándar", para enaltecer un poco más las diferencias entre el aparente proceso protocolar que llevan a la práctica y excentricidades como las expuestas en los dos casos previos.

El escenario onírico me proponía una caminata nocturna por los alrededores de un centro comercial en la zona costera de mi país.
Aprovechando mis vacaciones, recorría con mucha calma los alrededores de la zona una y otra vez.
Repentinamente, un chico me comenta que estaban construyendo un nuevo centro comercial todo recto frente a mi ubicación. Me pareció medio raro, ya que no había ruido, ni el trafico alterado, pero le agradecí y me dirigí a explorar un poco.

En el transcurso de mi caminata, sin encontrar nada de nada, veo que dos personas sospechosas me siguen hasta alcanzarme. Eran dos ladrones típicos de Latino América, dispuestos a quitarme mi celular.
Uno de ellos me apunta con un arma y me pide el celular, pero yo salgo corriendo a toda velocidad, completamente jugado, buscando algún escondite en el escenario. Pero no había nada, eran solo casas pequeñas.

Tras perderles de vista, decido tomar una ruta alternativa para volver, todo por calles secundarias (cosa de no toparme nuevamente con ellos).
Pero al rato, aparece un grupo de atracadores bastante numeroso frente a mi, y ya esta vez no tenía chance de huir.
Proceden a rodearme y pedirme mis cosas, apuntándome todos a las vez (parecía una escena de guerrilla)...Pero tras darle todo, uno me dispara y finalmente despierto.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En otro momento, quizás con mas experiencia, seria interesante plantear una enciclopedia con conocimientos sobre criaturas hostiles como esta, conjunto a sus apariencias, métodos y formas de defensa.

Como introducción, voy a colocar las características de este ser (denominado "ser de pesadillas") en este apartado, pero luego se incorporará en algún otro texto mas completo. Siendo esta solo una base ilustrativa.
Estos casos mencionados, se salieron de lo usual, y de allí es interesante estudiarlos (debido a que el ser en cuestión, es el mismo).

En su forma, se presentan como un cumulo de smog, no mas grande que el cuerpo de un humano adulto. Posee dos ojos distinguibles de color amarillo/anaranjado y un sinfín de venas muy notorias en los mismos. Pueden disponer tanto de piernas como brazos, pero aparentemente varían según cada uno (en el caso de los brazos, suele acompañar garras en sus extremidades).
Al tener esta forma tan característica, tiene la capacidad de rotar su cara y extremidades sin ningún inconveniente.

Suelen huir ante la confrontación, pero en el caso de enfrentarlo directamente, hay que considerar su enorme fuerza física y la aparente habilidad de inmovilizar si logra contactar con esta zona media donde fui atacado. Las sombras son sus aliados y escondites, huyendo de la luz hacia las mismas.
Dentro de los sueños, suelen colocar tres personajes distintivos

-El inocente (busca incitarte a dirigirte por determinado lugar o a realizar determinada acción, pudiendo movilizarte hacia una trampa previamente preparada por este ser. Al aceptar su propuesta, le das permiso para que pueda atacarte. Si el escenario te pertenece, decide incitarte hacia la trampa, pero si es suyo, te lleva hacia otro paraje y el sueño se complejiza).

-El acosador (busca generar tensión y miedo en el ambiente, provocando presión y malestar. Esta acción cumple con dos propósitos. Evitar que te des cuenta de una pesadilla y movilizarte a un estado de miedo, yuxtaponiéndose ambas).

-El atacante (busca provocar el miedo extremo, impidiéndote razonar ante el shock. Puede tomar variedad de formas, como un ladrón, o similares).

Se toman todo este trabajo para alimentarse de tu energía, de tu miedo. Piensen que dicho sueño no tiene ninguna finalidad concreta (a diferencia de cualquier sueño normal, en el cual se busca comunicar y expresar situaciones), es un bucle sin fin donde se pretende llevarte indefinidamente hacia un estado de alteración, apelando a tu instinto de supervivencia y de ataque.
De esta forma, suele "movilizar" el primer Chakra, alimentándose así de la energía espiritual que se desprende en el momento de tensión (por el aliento).
Son persistentes, suelen volver varias noches seguidas (y en el caso de que te despiertes mientras esta llevando a cabo el proceso, es capaz de esperar a que vuelvas a dormirte para continuarlo, si no te tardas mucho).

Con esto, quiero decirles que si ustedes prestan atención al parámetro de sus pesadillas (o mejor dicho, de sus no pesadillas) van a darse cuenta que todas siguen el patrón descrito arriba, con sus variaciones, pero lo siguen casi al pie de la letra. Hagan el ejercicio de memoria, y verán que es así.
Pero casos como estos, rompen un poco el esquema, ya que presencié camuflajes y un ataque directo (tengan en cuenta que estoy comentando solo dos casos para no volver esto muy largo, pero tengo muchas historias así) siendo justamente lo que los vuelve valioso como fuente de estudio.


Última edición por Arinn el Sáb Abr 21, 2018 4:30 pm, editado 2 veces

_________________
Feliz el que no insiste en tener razón, porque nadie la tiene o todos la tienen.
avatar
Arinn
Admin

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 08/07/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque onírico II: Pesadilla Base

Mensaje por Daniel el Vie Abr 20, 2018 3:04 pm

Agregando al Diario Onirico. 

Estan las succubus. Son llamadas por un deseo sexual o en su defecto, energia sexual. Aparecen en sueños en posiciones sugestivas y te instan a tener relaciones sexuales. 

No tengo un metodo en especifico para identificarlas. Yo me di cuenta por razones personales, y además de que para la mala suerte de la succubus la persona que escogió para camuflarse no me generaba nada. Por lo que la rechacé aunque la succubus me violó.

Al dia siguiente me desperté con dolor de espalda y con todo el cuerpo para la mierda..

PD: Es re curioso que me haya violado una succubus fue una experiencia desagradable.Pero bueno, hay que tomarselo con humor xD

Agregando. Las succubus al parecer tienen algún tipo de energía que te pone en una especie de trance.
avatar
Daniel
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/06/2017
Edad : 19
Localización : Republica Dominicana.

Ver perfil de usuario http://brilloetereo.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.